<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=697453824179120&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Salsa, el sello original que hace a tu restaurante único

Considerada como un manjar por sí sola, una buena salsa es el toque ideal para cautivar hasta los paladares más exigentes. Ya que sin importar si es picosa, verde, roja, tatemada, cruda o sazonada, esta es la viva representación de la creatividad, la experiencia y la tradición que caracterizan a la gastronomía mexicana.

Si deseas que tu restaurante cuente con ese toque distintivo y que, además, se convierta en la razón por la cual tus clientes regresan a él, en este artículo te presentamos una vasta cantidad de opciones, así como sus métodos de preparación y la manera correcta de conservarlas para aprovecharlas por más tiempo. 

Tipos de salsas por ingrediente base

Es importante que conozcas aquellos ingredientes que se suelen utilizar como base al momento de crear una salsa desde cero. Identificarlos te dará la oportunidad de experimentar y realizar las variaciones necesarias hasta llegar a aquella que sea ideal para tus platillos.

Salsas a base de lácteos

Estas son aquellas que llevan leche, mantequilla, crema, nata o queso como ingrediente principal. Se caracterizan por ser versátiles al poder utilizarse frías, calientes, espesas o de consistencia más líquida.

Salsas a base de fondos

Un fondo, mejor conocido como caldo, se elabora a cocción lenta a base de verduras, carne o pescado. Este, además, suele estar aromatizado por especias y hierbas que otorgan aún más sabor.  

Salsas a base de huevo

Las yemas de los huevos, como es el caso de la mayonesa, es un ingrediente que al emulsionarse otorga una consistencia cremosa y untuosa, algo muy característico para otorgarle cuerpo a la salsas.

Salsas a base de aceite o vinagre

Estos dos ingredientes por sí solos funcionan formidablemente. Sin embargo, también pueden fusionarse con frutas o especias para lograr una consistencia más espesa, dulce o aromatizada.

Tipos de salsa para acompañar distintos platillos 

S3-Blog3-Support1

Ya sea para unos buenos tacos, un queso fundido, un rico filete o unos tradicionales huevos, estas salsas tradicionales no te harán quedar mal. Toma nota a continuación de aquellas salsas que se convertirán en el acompañante perfecto de todos tus platillos. 

Salsa roja martajada

Ingredientes

  • 1 molcajete o licuadora
  • 4 jitomates
  • ½ cebolla chica
  • 2 dientes de ajo
  • 3 chiles serranos
  • 5 ramas de cilantro
  • Sal al gusto
  • Pimienta al gusto

Modo de preparación

  1. En un comal, o sartén, sin aceite pon a asar los chiles, los jitomates en mitades, la cebolla  y los ajos. 
  2. Pasa el ajo asado y la sal al molcajete y comienza a machacar. 
  3. Agrega la cebolla y machaca.
  4. Añade los chiles y machaca.
  5. Integra los jitomates a la mezcla y machaca.
  6. Revisa si le hace falta sal y añade la pimienta al gusto. Asegúrate de que todos los ingredientes estén bien integrados.
  7. Adorna con el cilantro picado.

Salsa macha

Ingredientes

  • ½ taza de aceite de oliva virgen extra
  • 2 chiles anchos 
  • 1 chile pasilla 
  • ¼ de taza de chile morita 
  • ¼ de taza de chile de árbol
  • 2 cucharadas de ajonjolí
  • 4 dientes de ajo con cáscara
  • 1 pizca de sal de grano para martajar

* Todos los chiles deben de estar limpios sin semilla y desvenados.

Modo de preparación

  1. En un sartén añade el aceite de oliva. 
  2. A fuego medio fríe los chiles con el ajonjolí y el ajo.
  3. Retira la preparación del sartén y permite que se enfríe. 
  4. Retírale la cáscara a los ajos.
  5. Colocar la preparación anterior en un molcajete, añade la sal y martaja. 
  6. Poco a poco añade el aceite de oliva restante hasta obtener la consistencia deseada.

* Este tipo de salsas suelen conservarse por más tiempo gracias a que el aceite de oliva virgen extra funge como conservador natural. 

Cómo conservar tus salsas correctamente

S3-Blog3-Support2Alargar la vida de tus propias creaciones es posible si utilizas las técnicas correctas. 

Mete la salsa al congelador

Si preparaste una gran cantidad de salsa, pero no la planeas utilizar en los próximos días es importante que consideres la opción de congelarla dentro de una bolsa de plástico o un bote de vidrio. Aquí lo importante es que al momento de descongelarla permitas que pase toda una noche en el refrigerador previo a utilizarla para que no pierda consistencia, textura y sabor.

Ponlo al vacío al baño maría

Si deseas conservar tus salsas por más de 10 meses, esta es la mejor opción. Tan solo necesitas un bote de vidrio con tapa. Rellénalo con tu salsa y asegúrate de cerrarlo bien. Ahora colócalo en una olla y permite que el agua quede por debajo de la tapa. A fuego lento lograrás escuchar un golpe procedente de la tapa que te indicará que ya ha sido cerrado al vacío. Esto toma alrededor de unos 40 minutos.

¿Estás listo? ¿Ya tienes una idea del tipo de salsa que podría definir la identidad y despuntar la popularidad de tu restaurante? ¡Ponte manos a la obra!

Nueva llamada a la acción

Paola Quintal

Paola Quintal

Amante de la escritura, las experiencias gastronómicas, la gramática y de la correcta puntuación. Por ende, de aquello que se coma bien.

Déjanos tus comentarios

Artículos relacionados

Curiosidades y elementos del uniforme de cocina

Te presentamos aquella indumentaria para que puedas transmitir la imagen y el estilo de tu restaurante.

El broche de oro operativo: la rutina de cierre en restaurantes

Ahora más que nunca se debe asegurar un lugar de trabajo limpio y seguro para todos, y las listas de verificación son una herramienta indispensable.

Menos grasa en el menú: cómo seguir la tendencia

Recuerda que las nuevas generaciones están más preocupadas por su salud.